01 800 552 56 45

Los Tarahumara

Los Tarahumara

Los Tarahumara son una tribu indígena nativa que ha escogido vivir apartada de la cultura occidental moderna. Viven una existencia sencilla y primitiva subsistiendo del maíz, el frijol y sus animales de corral. Durante el Invierno habitan en cuevas y en el Verano en pequeñas cabañas de troncos. Son excelentes tejedores y producen finas y coloridas cobijas de lana que les proporcionan calor durante los crudos inviernos en las barrancas.

Los Tarahumara — como la mayoría de las tribus nativas de América — han sufrido desde la llegada de los conquistadores. Aunque no fueron tan afectado por la viruela y otras enfermedades europeas, como otras tribus del continente, su ciclo y expectativa de vida es, en promedio, bastante corto.

De acuerdo con la leyenda de los antiguos habitantes de la Sierra Madre, el mundo fue creado por Rayenari — el Dios Sol — y por Metzaka — la Diosa Luna — y en su honor, en el presente los Tarahumara bailan, sacrifican animales y beben “tejuino” (fermentado de maíz).

Ahí, en donde la Sierra Madre Occidental se vuelve ruda y escarpada, viven los Tarahumara, que se llaman a sí mismos “Rarámuri” (los de los pies ligeros). La actividad más importante entre ellos es el cultivo del maíz y algunos crían ganado. Debido a la fragilidad de su economía, algunos buscan trabajo en los aserraderos y las mujeres ofrecen artesanías a los turistas. En la actualidad, los Tarahumara constituyen el grupo indígena mas amplio en el estado de Chihuahua. Los números varían de 50,000 a 75,000 aunque es difícil determinarlo con exactitud debido a la inaccesibilidad de las regiones montañosas, más las deficientes y muchas veces inexistentes vías de comunicación en la región.

Los Tarahumara están repartidos en las municipalidades de Guerrero, Bocoyna, Ocampo, Uruachi, Chinipas, Guazapares, Urique, Morelos, Batopilas, Guadalupe y Calvo, Balleza, Rosario, Nonoava, San Francisco de Borja y Carichi. La zona montañosa está dividida en dos grande regiones llamadas Alta y Baja Tarahumara. La primera corresponde a la parte de la alta y profunda sierra occidental, incluida la región de las barrancas y la segunda a la parte más al oeste de la misma sierra, hacia la vertiente del Pacífico.

Los hombres son esbeltos y musculosos, reconocidos como los mejores corredores de largas distancias. Las mujeres son más bajitas, de rostros ovales, ojos negros y oblicuos y nariz recta. Los hombres llevan una banda en la cabeza conocida como “kowera”, huaraches, y camisa amplia y suelta. Las mujeres visten una falda amplia y blusa suelta, usualmente se cubren el cabello con un chal o pañoleta de vivos colores y llevan una banda en la cintura conocida como “pukera”. Su lenguaje es dulce y abundante en palabras relativas a sus costumbres y su medio ambiente, con frases amables : “te saludo, como el pájaro que trina y te deseo salud y felicidad en compañía de tus seres amados”. Cada casa tiene un fogón alimentado con leña y en las ollas cocinan el maíz y los frijoles que fueron cosechados durante la temporada. Entre los Tarahumara todo pertenece a todos, la propiedad privada no existe, de modo que comparten su vivienda y sus alimentos si se requiere.

Elijen a un gobernador, un hombre que se distingue por su sabiduría y su entrega a los demás, que a su vez selecciona y nombra “gobernadorcillos”: sacerdotes, shamanes y sabios. Estos recorren sus pueblos predicando el orgullo de ser Rarámuri; sus costumbres y los valores morales con que deben vivir; cumplen también las funciones de jueces ante las disputas y diferencias que se presentan y están a cargo de las plegarias.

Los Tarahumara mantienen una gran reserva entre los sexos, especialmente en los grupos conservadores. Entre los Tarahumara, un varón que visita el hogar de un amigo, debe de hacer notar su presencia antes de llegar a la puerta de la casa, y si la mujer está sola no debe de entrar sino mantenerse a distancia. A menos de que exista una muy estrecha relación, los hombres y las mujeres generalmente se hablan unos a otros sólo cuando es absolutamente necesario y aún así, a una distancia respetable y sin mirase a la cara y a los ojos.

Haga una diferencia

Querido Viajero,

Porque nos importa y sabemos que a usted tambien, les quiero invitar a ofrecer una poca de esperanza a los ninos de los Tarahumara. Sea una parte de este proyecto humanitario, vea las sonrisas en las caras de los ninos cuando reciben una contribucion – directa de usted.

Puede hacer mucho al traer materiales para contribuir sobre la educacion y el seguro medico. Cosas simples como cuadernos, libros basicos, plumas y lapizes, ropa para el invierno, cobijas, zapatos, medicinas para el catarro, calenturas, y dolores de estomago. Ropa usada y cobijas en buenas condiciones tambien son aceptadas.

Las familias Tarahumara llevan a sus ninos a las escuelas lejos de sus casas. Muchos de los ninos tienen que vivir en las escuelas porque las distancias son muy grandes. Muchos no regresan a casa solo en las vacaciones y en el verano. Estas familias no tienen manera de pagar para la educacion de sus ninos. Varios todavia viven en cuevas y sin electricidad o agua. Instituciones come The Tewecado School tienen que depender en la generosidad y soporte de individuales y organizaciones para poder continuar ayudando a los Tarahumaras. Usted le podria ayudar a un nino/a mas al hacer una donacion a las monjas . Puede enviar su donacion o entregarla en persona. Gracias.

Contribuye si puede. Hace mucha diferencia a estos ninos.
Tambien puede beneficiar a un nino por un dolar al dia.

 

Nuestros Tours

Mas Info

Nuestros Tours

Mas Info

Nuestros Tours

Hola Carmen, Recien llegemos de nuestra vacacion a las barrancas, y quiero decirle muchiisimas gracias porque todo fue perfecto en todos sentidos. El tren fue atrasado, pero afuera de eso……..nada mal, todo perfecto, nos divertimos mucho, nos encanto las barrancas y usaremos su compania otra vez en el futuro.

Hasta entonces,
Vicky

Mas Info